Baloncesto, la historia de un deporte nacido en la Universidad

James Naismith, imagen libre de Wikipedia

Naismith era profesor en la Universidad de YMCA de Springfield (Massachussets) y uno de los expertos en una disciplina un tanto nueva en los planes de estudios norteamericanos, maestro en Educación Física. El profesor necesitaba que sus alumnos pudieran seguir practicando deporte en invierno. Dos grandes cestos de melocotones y un balón le inspiraron una genial idea que aplicaría en el gimnasio cubierto de la universidad.

El juego de pelota azteca

 

Es habitual entre los aficionados a un deporte o entre los historiadores de curiosidades, buscar remotos orígenes de la disciplina deportiva. Pasa con el baloncesto, que tiene en aztecas y mayas a unos lejanos abuelos. Quizás la práctica más similar sea la azteca del juego tlachtli, que se jugaba en un patio con una forma de H que recuerda a las actuales canchas de baloncesto. En el centro de la H tumbada, en cada lado del travesaño se colgaba verticalmente un anillo de piedra o de madera, a diferencia de la posición horizontal del aro en el juego del baloncesto de hoy.