Breve historia de los sellos de correo

Sello emitido por Correos España el 25/04/2016. Fuente imagen 

Ahora que nadie escribe cartas, en el mundo electrónico y digital de la comunicación, hablar de sellos parece tan antiguo como hablar de las pirámides de Egipto. Pero hasta hoy día que rara vez se usan, las misivas deben llevar un adhesivo en los sobres que las "sella" como envío oficial. Ese sello que el emisor/remitente paga, obliga a los servicios postales de los países a hacer llegar a su destino los mensajes, cartas, postales, documentos o paquetes. El antecedente del sello se puede considerar el lacrado que se hacía con cera marcada con anillos o medallas símbolos del estatus del emisor de la carta. Los sellos reales o papeles, por ejemplo. 

Sello lacrado. Ceras y resinas estampadas. Fuente imagen
Las estampillas o sellos nacerán al comienzo del siglo XIX, cuando la revolución industrial se consolidaba y aumentaba la emigración del campo a la ciudad, las familias necesitaban saber de los miembros que habían viajado lejos. El dar cuenta de "estar bien", de las noticias que se iban dando en la vida alejada de los suyos, aumentó el correo entre particulares, ya no era cosa de emperadores, reyes y nobles. Las cartas comerciales y de negocios empleaban los propios medios de las sociedades mercantiles para el transporte de mercancías y personas, las cartas y documentos entre empresas se llevaban en los barcos o en los convoyes terrestres de esas compañías. 

Día del libro, 23 de abril, su origen

 
Libros y más libros en el Día del Libro. 23 de abril

En los “alocados” años 20 del pasado siglo, el periodo de entreguerras, la cultura necesita sentirse viva, tras una guerra espantosa que acababa de asolar Europa y afectado a todo el mundo, la I Guerra Mundial. Sentirse que renacían a la vida como los millones de ciudadanos del viejo continente. España no intervino directamente en la guerra, pero se vio envuelta en ese espíritu de “renacimiento” cultural. La idea del Día Internacional del Libro nace en España y se celebra el 23 de abril no por ser, contrariamente a lo que se piensa, el día que murieron Cervantes y Shakespeare.

El escritor y editor Vicente Clavel


En 2012 se conmemoró el 45º aniversario de la muerte en Barcelona de Vicente Clavel Andrés, en 1967. Se había trasladado a la ciudad Condal en 1920 y desde 1922 era vocal de la Cámara Oficial del Libro de Barcelona, entidad que promocionaba la industria editorial y fundada por el colega editor Gustavo Gili.
Pintura retrato de V. Clavel

En las actas de reuniones de esta cámara de comercio editorial, del año 1923, encontramos la referencia a la propuesta de Vicente Clavel para honrar y difundir al libro:

"Día del Libro Español. Otra iniciativa de nuestro, celoso compañero don Vicente Clavel: dedicar un día de cada año a celebrar la Fiesta del Libro Español. Este modélico proyecto pasó a estudio de la correspondiente ponencia y está pendiente de decisión."


 

La fecha de nacimiento de Miguel de Cervantes, en octubre

 

En principio el escritor valenciano, Vicente Clavel, quiso honrar a tan maravilloso invento que tanto hacía para la cultura de los hombres y mujeres, en la fecha del nacimiento de su más admirado escritor, el ingenioso Miguel de Cervantes y Saavedra. Por esos tiempos se había fijado, según los estudiosos del escritor nacido en Alcalá de Henares (Madrid), la fecha del nacimiento de Cervantes el 7 de octubre de 1547.

Origen de la robótica, breve historia de los robots

Los robots de última generación, "seres de compañía". Fuente de la imagen

¿Estamos en un mundo robotizado? Pues aunque parezca que sí no lo estamos aún. Según la definición de robótica en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE) estamos ante una técnica, no ante una especie de sistema global de tecnificación. Los robots serían aparatos resultado de esa técnica informática que diseña máquinas para sustituir a personas en trabajos, por lo general, relacionados con la actividad industrial. A los amantes de la literatura de Asimov esta definición no les satisfará nada; es más, no estarán muy de acuerdo con ella.

La mecanización de movimientos y acciones humanas es muy antigua. Si consideramos esa definición de robot como el aparato que sustituye al hombre en ciertos trabajos, el molino de agua o viento podría ser considerado uno de los primeros robots de la historia humana. En la categoría de autómatas encontramos otros parientes lejanos de los robots. Parece que el deseo por “animar”, dar vida a muñecos o estatuas, es muy viejo, los egipcios simulaban que las grandes estatuas de los dioses movían las manos o hablaban, mediante técnicas mecánicas ocultas que manejaban los sacerdotes.

Los comuneros de Castilla; ¿quiénes fueron y qué significó su revuelta?

Recreación del pintor Antonio Gisbert (1860) de la ejecución de los Comuneros en Villalar, el 24 de abril de 1521, un día después de la derrota de sus milicias urbanas a manos del Ejército Realista (Carlos V)


Lo primero es situar en el contexto adecuado este hecho que ha llamado siempre la curiosidad de estudiosos y de la gente común en España. Está sujeto a la dinámica de inestabilidad que existía en Castilla desde la muerte de Isabel La Católica en 1504 y el problema sucesorio que suscitó. El hecho de que la Corona de Castilla fuese a parar a Juana, con el apelativo de ‘Loca’, y a su esposo, Felipe, con el sobrenombre de ‘el Hermoso’, duque de Borgoña (Flandes, actual Bélgica), trajo desde la coronación, en el año de 1506, la suspicacia de la nobleza y burguesía castellana de que los asuntos castellanos quedaban en manos “extranjeras”, incapaces de dar estabilidad a la Corona en un momento de crisis económica y social.

Con lo que costó asumir el papel de soberano en Castilla de Fernando el Católico, aragonés, ahora parecía que se empezaba de cero de nuevo. Más cuando todos los reinos peninsulares, a la muerte de Felipe (1506) y de Fernando (1516), fueron heredaros por el hijo y nieto de ambos, respectivamente, Carlos. Joven que con 16 años se autoproclamó (reclamándolos) monarca de los reinos hispánicos, desde su Flandes natal y sin hablar una palabra de castellano. La corte flamenca que se trajo desde su llegada a España a finales de 1517 comenzó a obtener prebendas y cargos de poder que antes correspondían a castellanos. El más escandaloso, dar el título de arzobispo de Toledo a un joven cortesano flamenco, Guillermo de Croy, para suceder al venerado Cardenal Cisneros, que había sido regente de Castilla.

Toledo, primera (y última) ciudad-comunidad que demuestra su malestar contra la Corte


Tras las fallidas Cortes de Santiago de Compostela, donde los procuradores de las ciudades castellanas denegaron el servicio (subvención) a la Corona para la investidura imperial del rey Carlos en Alemania, el monarca las disuelve y consigue convocar nuevas Cortes en La Coruña donde la mayoría de regidores castellanos votan a favor del servicio. Parte de inmediato, mayo 1520, hacia Alemania para ser electo emperador. Pero la negativa de las primeras Cortes ya demostraba un malestar en las ciudades castellanas con este propósito, que para colmo se empeora cuando Carlos I deja a Adriano de Utrecht como regente en España.

Escultura dedicada a Padilla en Toledo, es obra del escultor Julio Martín de Vidales


Una de las características más claras y que no se pone en cuestión en el debate histórico que existe sobre este fenómeno revolucionario del siglo XVI, es que la sublevación contra Carlos V, el rey-emperador, fue urbana. Las ciudades de casi toda Castilla, de las dos mesetas, se hicieron comuneras, a excepción de las ciudades grandes de Ciudad Rodrigo y Cáceres, además de las urbes andaluzas, posesiones castellanas pero que no sintieron la llamada a la “Comunidad castellana”. Burgos y Tordesillas tuvieron periodos de pertenencia a ambos bandos y en Ávila se llegó a reunir una Junta de las ciudades que encabezaban la revuelta, Toledo, Segovia, Toro y Salamanca; donde se redactó la llamada “Constitución de Ávila”, un primer intento de Ley “comunitaria” de todo el Reino.

Origen de la televisión; breve historia del televisor y su medio, la televisión

Un viejo televisor de "tubo catódico". Fuente imagen

Existe un chiste de un humorista español, Gila, ya fallecido, que podría ilustrar mejor que nada el origen de la televisión. Contaba que tenía un familiar del que se reían todos porque intentaba inventar “la radio a colores”. Se pasaba el día en el balcón de casa dando frenéticos brochazos de pintura al aire y diciendo “el día que pille la onda, verás”. En realidad, la televisión como medio de captar y transmitir imágenes, de emisor y receptor de imagen y sonido, tiene mucho que ver con los inventos que pretendían dominar la transmisión de ondas “aéreas” y sus frecuencias para ser recogidas e interpretadas.

La mecánica tuvo también su parte de autoría en la concepción de la televisión como instrumento o medio de comunicar imagen y sonido. Aunque el televisor, el aparato que codifica las señales y las convierte en imagen, tiene como base la electrónica, sin la mecánica de los discos (Disco de Nipkow) y los tubos empleados en los primeros televisores no habría sido posible el desarrollo de la televisión. Es más, en los primeros tiempos del invento existían los partidarios de la ‘TV mecánica’ y los que preferían la ‘TV electrónica’.